elblogdeponja

Just another WordPress.com weblog

“Gracias por su paciencia…”

Por Javier Matuk

Lo impensable sucedió la semana pasada. Gmail, el servicio de correo de Google dejó de funcionar por unas horas… fallas técnicas, comentan, pero obvio no dan ni darán más detalles. Miles y miles de usuarios no pudieron entrar a revisar su correo al casi siempre disponible sistema. De inmediato la comunicación “Estamos trabajando muy duro para solucionar el problema y lamentamos enormemente los inconvenientes causados. Los usuarios en los Estados Unidos y el Reino Unido que han activado Gmail offline a través de Gmail Labs deberían poder acceder a su casilla de correo, si bien no podrán enviar ni recibir mensajes”.

Pasaron las horas, el servicio se restableció -de hecho en México era de madrugada, por lo que la gran mayoría ni nos dimos cuenta- y llegó el siguiente comunicado “La caída del sistema duró aproximadamente dos horas y media comenzando a las 9.30am GMT. Sabemos que esto puede haberle causado problemas en su trabajo. Lo lamentamos mucho e hicimos todo lo necesario para restaurar el acceso de la forma más rápida. Nuestra prioridad fue volver a darle acceso. Nuestros ingenieros siguen investigando la causa del problema”.

Si se hubiera caído cualquier servicio en “la nube” no sería noticia. Pero Google es uno de los principales promotores de que toda la información del usuario se encuentre almacenada en sus propios servidores, así es que la noticia me hizo reflexionar qué tanto queremos tener todo precisamente bajo el concepto de nube.

Cuando la moda llega, se queda. El asunto de la famosa nube es tan antiguo como el mismísimo Hotmail, por ejemplo. Todo el correo, contactos e información se encuentran físicamente en los servidores del proveedor. No hay conexión a Internet o tienen problemas con sus equipos y ya valimos. Claro, en los últimos años se ha popularizado el concepto por todo lo que se puede hacer además del correo.

Hoy una de las propuestas y no sólo de Google es: olvídense de sus discos duros, traigan todo para acá. Todavía suena disparatado, ¿qué hago con los 20, 30 o 100GB de datos que tengo en mi máquina? ¿Los mando a la nube? ¿Estarán seguros? ¿Siempre disponibles?

La propuesta del almacenamiento remoto está todavía en sus etapas primitivas y se complica más en países como México, donde el acceso promedio de banda ancha apenas llega a un 1Mbps… eso de bajada, porque de subida si bien nos va, tenemos unos 200Kbps (hablo del proveedor más grande, Infinitum).

Entonces, ¿es un gran disparate pensar en que no tendremos discos duros donde guardar información? ¿Todo estará en la nube? Creo que aquí aplica el famosísimo ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre… me explico. Creo que el concepto de nube funcionaría muy bien para los datos que siempre están cambiando y que son pocos en megabytes. Lo que ahora llevamos en un teléfono inteligente como directorio telefónico, agenda de citas, tareas pendientes y el correo más reciente es un habitante natural de la nube, sobre todo a la hora de modificar información y querer consultarla desde cualquier otro lugar que no sea el teléfono.

El tamaño de los archivos es mínimo y la siempre disponibilidad de esa información es muy apreciada. También aplica en gran medida cuando cambiamos de celular… el fastidio de sincronizar de nuevo los datos desaparecería, en este mundo hipotético de nube compatible con todo.

Palm con su nuevo teléfono Pre está apostando a este concepto, donde la información se almacena en la nube, no hay que sincronizar con la computadora. Ahora bien, el formato es propietario y no será compatible con otros teléfonos. Así como hay estándares para muchas otras cuestiones, debería existir uno para almacenar información personal en la nube, que pueda ser accesible desde cualquier dispositivo, pero claro, soñar no cuesta nada.

Mientras todo eso llegue, si es que algún día existe, situaciones como las del Gmail de Google y otras que vengan nos harán pensar realmente ¿qué tanto queremos tener todo en la nube? ¿Qué tan confiables serán los servicios? ¿Quién se hará cargo de esa información dentro de 10 ó 20 años? Muchas preguntas, pocas respuestas. Por supuesto, espero tus comentarios.

Anuncios

marzo 5, 2009 Posted by | desde el teclado | Deja un comentario