elblogdeponja

Just another WordPress.com weblog

Chrome, el navegador de Google: ¿Una estrategia de largo plazo?

Article ImageSon muchos los que piensan que el lanzamiento hace unas semanas del navegador “Chrome” es un ataque directo de Google a la posición dominante del Explorer de Microsoft. Sin embargo, los profesores de Wharton David Hsu y Kevin Werbach creen que se trata más bien de una estrategia de largo plazo. En su opinión, Google quiere que su nuevo navegador tenga influencia sobre el desarrollo de tecnologías web, las cuales a su vez contribuirán a atraer a los consumidores hacia sus diversas aplicaciones web, haciendo que en general Google sea mucho más atractivo para los publicistas.

Knowledge@Wharton: Profesor Werbach, ¿podría comentarnos algo más sobre la estrategia de Google? ¿Es este nuevo navegador un proyecto que en el fondo abarca mucho más que el propio navegador?

Werbach: Creo que, para Google, el mercado de los navegadores per sé no es tan importante. Lo que a Google le interesa es el potencial de Internet como plataforma para otras aplicaciones web. Así pues, creo que el principal objetivo de Google al introducir este nuevo navegador Chrome no es robarle cuota de mercado a Microsoft en el software de navegadores, sino llevar el mercado a otro nivel superior, dejando a un lado el mercado del software de escritorio, donde los navegadores son simplemente el principio. Su intención es introducir un navegador que contribuya a que la gente pueda conseguir más fácilmente las aplicaciones directamente a través de Internet.

Knowledge@Wharton: Y Google en la actualidad está ofreciendo muchas aplicaciones que compiten directamente con Microsoft, como por ejemplo Office Suite.

Werbach: El negocio de Google está basado en la red: su principal negocio, las búsquedas, está basado en Internet; sus aplicaciones, como Gmail y muchas otras, se ofrecen a través de la red. Estratégicamente la gran apuesta de Google es que poco a poco se abandonará el software de escritorio –con o sin la participación de Microsoft-, para ir adoptando el sistema de redes, donde la funcionalidad reside en los datos disponibles entre los múltiples usuarios.

Knowledge@Wharton: ¿Cree Ud. que muchos usuarios adoptarán este nuevo navegador para poder aprovechar las aplicaciones basadas en la red?

Werbach: Habrá que esperar para saberlo. Por el momento lo que Google ha introducido es una versión beta de prueba de un navegador. Tiene algunas características muy buenas, algunas cosas de calidad detrás, pero es un navegador. Creo que los usuarios lo probarán por curiosidad y porque se trata de Google; y porque parece interesante. Pero aún es temprano para saber cuál será su influencia en el mercado. No obstante, creo que la jugada a largo plazo de Google no es controlar el mercado de los navegadores. Si puede conseguir que, por ejemplo, el código JavaScript –que Google ha empleado en su nuevo navegador-, se utilice en la próxima versión de Firefox y sea distribuido de ese modo, creo que Google estaría bastante satisfecho. De nuevo, su objetivo último va más allá de conseguir que muchos usuarios utilicen sólo el navegador.

Knowledge@Wharton: Profesor Hsu, ¿podría explicarnos que debería hacer Firefox al respecto? ¿Empezar inmediatamente a adaptar parte del código del nuevo navegador de Google o probar algo diferente?

Hsu: Creo que Firefox también está por delante en cuanto a utilizar la plataforma de código abierto en su navegador. En mi opinión, uno de los motivos por el que Google quiere conseguir una mayor integración con el navegador es que, aunque mantiene una buena relación con Firefox, al final quiere tener el control sobre la evolución de los componentes.

Sin embargo, por otro lado, paradójicamente están haciendo un producto de código abierto. Así pues, creo que el profesor Werbach tiene razón en cuanto a los motivos de Google. Es un poco confuso, porque en un navegador los diferentes componentes están estandarizados: hay protocolos estándar, direcciones web que son estándar, etc. Así pues, lo que le diferencie de otros navegadores será, en cierto sentido, limitado. Además de la integración de aplicaciones existen factores como la velocidad de descarga, la privacidad o la codificación.

Aún está por ver cuál será el éxito de este producto en particular en relación con competidores como Explorer, Firefox o Safari, pero creo que lo va a tener bastante difícil dada la estandarización incorporada en el producto. Como va a tener un código abierto tal vez se observe cierta convergencia con Firefox en cuanto a funcionalidad. La buena noticia para los consumidores es que se está iniciando una nueva carrera innovadora promovida obviamente por la publicidad, el control del mercado, etc. En mi opinión los consumidores se van a beneficiar de la renovada competencia en este ámbito.

Knowledge@Wharton: Cuando Ud. explica que Google Chrome ha sido desarrollado como un producto de código abierto, entiendo que significa que tiene componentes que están disponibles para cualquiera que desee desarrollar un producto que funcione en dicha plataforma.

Hsu: Efectivamente. Creo que esto nos lleva de nuevo a la cuestión de la potencial acogida del producto. Se parece mucho al caso de Adobe. Se distribuye entre los lectores de forma gratuita, se pretende conseguir una acogida masiva del producto pero los escritores pagan y son los que proporcionan ingresos. La analogía con este caso es que, al igual que en Google, se gana dinero gracias a una estrategia basada en la publicidad. El problema es que Internet Explorer ya está instalado en los ordenadores Windows; por eso tiene más del 70% de cuota de mercado, porque muy poca gente está interesada a cambiarse a otro navegador a menos que le hagan una propuesta muy interesante.

Creo que aquellas personas que están más al tanto sobre temas como la velocidad, la codificación y otros temas relacionados con la funcionalidad ya están utilizando Firefox, o tal vez Safari, Opera u otro navegador. Es como invertir en un plan o fondo de jubilación: básicamente lo tenemos ahí, y aunque la teoría económica sugiere que deberíamos hacer reajustes, lo habitual es no hacerlos. Es lo que hay por defecto, así que se pondrá en marcha una carrera por la visibilidad en términos del lanzamiento de este producto. Pero en cuanto a ganar cuota de mercado, no creo que sea el principal objetivo que persigue Google con su producto. Si se trata de conseguir crear un hito a corto plazo, tengo mis dudas sobre si Google lo logrará. Es una decisión demasiado importante para captar cuota de mercado como para que haya sido tomada por inercia.

Knowledge@Wharton: Pero concede a Google un mayor control sobre el mercado y la tecnología, ¿no?

Werbach: Sí, pero déjeme retomar el tema del código abierto. El profesor Hsu ha señalado un par de ideas muy interesantes sobre la naturaleza del mercado de los navegadores, pero es importante comprender lo que Google está haciendo y qué puede hacer gracias al software de código abierto. Google ha adoptado un componente llamado WebKit, un motor que fue creado por Apple para el navegador Apple Safari. Webkit es el código que permite que el navegador muestre los contenidos de una página. Apple decidió ponerlo a disposición del público en general como código abierto.

Existe otro motor de código abierto llamado Gecko, que es utilizado por Firefox. Google escogió el de Apple. Así pues, Google no ha tenido que crear un motor partiendo de cero; podía escoger el mejor, uno que ya existiese como código abierto, e incorporarlo a su navegador. Luego Google creó otros componentes –como JavaScript, para desarrollar aplicaciones web-, y decidió que fuesen también de código abierto. Así pues, si alguien quiere crear un nuevo navegador o ampliar Chrome, puede aprovechar las innovaciones realizadas por Google.

Este es un cambio fundamental en el modo en que funciona el software. Antes solía de otro modo: si quieres crear un navegador –tal y como hizo Netscape o Microsoft-, tienes que crearlo partiendo de cero. Ahora puedes aprovechar los códigos existentes. Es un avance muy importante. Es un avance que Microsoft y otras muchas empresas están empezando a reconocer ahora. Pero creo que el tipo de innovación que representa el navegador de Google no habría sido posible sin el poderoso empuje del fenómeno del código abierto.

Lo que esto significa es: Google tiene control, pero dicho control es limitado porque voluntariamente han elegido que su navegador tenga código abierto. No puede tener el mismo control sobre su plataforma que Microsoft tiene sobre Internet Explorer. Pero es una decisión deliberada, ya que el mercado es mayor si consigue atraer a los programadores, los cuales contribuirán a mejorar su plataforma.

Knowledge@Wharton: Así es; y supongo que Google espera que Microsoft también empiece a adoptar algunas de estas tecnologías.

Werbach: Sí y no. Por un lado no creo que esto sea un ataque directo contra Microsoft. Se trata más bien de un ataque defensivo. Si, tal y como señalaba el profesor Hsu, Microsoft intenta aprovechar la plataforma existente y consigue que la gente utilice su navegador –en contraposición al de Google-, dada la cuota de mercado de Firefox (cerca del 20%) y la de Chrome (pequeña pero significativa), se trata de una buena alternativa de mercado para Google. Pero es juego defensivo.

Además, creo que se trata de una guerra más importante: se trata de la transición desde el software a la red. A este respecto Microsoft no puede competir con Google. Está por detrás; descansa en un modelo empresarial basado en la venta de licencias de Windows y Microsoft Office. Microsoft está haciendo todo lo posible para meterse en el negocio de la red, pero se debe al legado de su modelo. Google goza de plena libertad. Así que sinceramente, a Google al final no le importa si Microsoft adopta su tecnología para navegadores siempre y cuando no presione y al final atrape a través del navegador a la gente para utilizar su software.

Knowledge@Wharton: ¿Podría describirse la estrategia de Google como un intento para diseñar el terreno de juego y así captar la atención de los publicistas y el máximo público posible?

Hsu: Creo que en última instancia el objetivo es fomentar un modelo basado en la publicidad. Debemos recapacitar sobre lo siguiente: Dada la relación que Google mantiene con Firefox, ¿por qué necesita desarrollar un navegador como Chrome? Yo lo veo como una acción para acotar el terreno y plantar la bandera. Obviamente esta es la primera versión del producto; no es la versión final. Pero, volviendo al tema del código abierto, es muy interesante el tema de proteger los componentes que se emplean en el navegador.

Esta misma mañana hice una búsqueda en la base de datos de patentes para ver hasta qué punto estas empresas están registrando patentes en sus diferentes áreas. Busqué “Microsoft” y la palabra “browser” y en pantalla aparecieron más de 3.000 patentes. Obviamente no tuve tiempo de leerlas todas. Luego busqué “Mozilla” y “browser”. Ninguna patente. Y luego hice la misma búsqueda con “Google” y “browser”. Resultado: unas 100 patentes. Creo que esto muestra claramente las diferentes estrategias. Creo que se trata de una apuesta sobre cuál será el comportamiento futuro de los usuarios (si adoptarán la nueva plataforma) y sobre si vamos a depositar nuestra confianza en Microsoft –cuyos programadores de talento detectarán las diferentes tendencias y funcionalidades que nosotros, consumidores, queremos-, o lo vamos a dejar en manos de aficionados y programadores que, en su tiempo libre, irán añadiendo funcionalidades y conseguirán que el código abierto se convierta en un modelo innovador.

En términos de protección, estos dos modelos son muy diferentes. Google, a pesar de su relación con Mozilla, lo que quiere es desarrollar su propio navegador. Sin embargo no quiere romper su relación con Mozilla; quiere mantenerla al mismo tiempo.

Knowledge@Wharton: Antes mencionaba la posibilidad de que los consumidores no tengan tanto control o influencia sobre el desarrollo de estos productos. Me pregunto entonces cómo podría el consumidor influenciar en este mercado.

Hsu: Las empresas pueden hacerlo de diferentes modos: con blogs, como el de Starbucks, que un intento por revitalizar su marca ha abierto un sitio web donde se reciben las sugerencias de los consumidores. El código abierto es un modelo bastante diferente: si realmente observo cierta falta de funcionalidad y soy un programador informático, existen múltiples modos en que puedo involucrarme, con diferentes niveles de responsabilidad, para resolver el problema.

Existe obviamente el debate académico sobre la motivación para participar. Parece ser que existe cierto tipo de gente que está simplemente interesada personalmente en ver cómo se incorporan ciertas funcionalidades.

Knowledge@Wharton: Entonces todavía es posible que los programadores independientes, aficionados o incluso empresarios identifiquen las necesidades de los consumidores e intenten satisfacerlas utilizando el código abierto disponible a través del navegador de Google.

Werbach: Así es, y no sólo con el navegador de Google. Eso es lo que significa el código abierto. Los programadores pueden, si perciben alguna necesidad, mejorarlo. Pero al final creo que no tiene mucho que ver con las demandas de los consumidores; se trata más bien de conducir al mercado hacia donde las empresas creen que los consumidores van a estar.

Creo que la amenaza que Google supone para Microsoft en el fondo no existe, al menos analizando cómo piensa Google. Google es una empresa basada en las búsquedas, donde resolvió un importante problema de ingeniería: cómo hacer una búsqueda a escala masiva en Internet con el tipo de palabras que la gente escribe y con un nivel de precisión superior al resto.

El problema no está resuelto del todo. Google está innovando y también mucha otra gente. Pero Google se centró en ello porque creía que si podía crear un motor de búsqueda que fuese muy preciso la gente simplemente lo utilizaría.

Google hizo muchas otras cosas alrededor del interface del usuario, que era muy inocente y limpio, etc. No le importaban los comentarios. El resultado fue que la gente empezó a adoptar su motor de búsqueda. Luego crearon ese estupendo y lucrativo modelo empresarial alrededor del motor.

Y ahora su apuesta es otra: que las aplicaciones se utilizarán desde la red. Cosas como Gmail –su cliente de correo electrónico-, y sus aplicaciones Google son sólo el comienzo; la idea de que todo lo que ahora puedes hacer con software de escritorio se haga desde Internet. Técnicamente, para que todo esto sea efectivo se necesita una buena tecnología en tu ordenador personal para poder ejecutar el programa rápidamente. Asimismo se necesita una tecnología escalable al otro lado del centro de datos (o data center), que lo ejecuta en el corazón de la red.

Google es fantástico en la gestión del centro de datos, pero aún está invirtiendo y trabajando en ello, al igual que Microsoft, Yahoo y otras muchas empresas. Creo que vieron cierto vacío en el navegador y, aunque Firefox existe –y ofrece diferentes opciones a los consumidores-, la comunidad que desarrolla Firefox no ha invertido en crear una aplicación realmente rápida, evolucionada y efectiva en el navegador, ya que el grado de compromiso de Firefox con el modelo de redes no es tan exclusivo como en el caso de Google.

Sinceramente, creo que Google consideró que era algo que debía estar en el mercado y que le beneficiaría estratégicamente a largo plazo, y se dijo: “Vamos a hacerlo”. Luego surgen los beneficios en términos de competencia con Microsoft.

Knowledge@Wharton: Hace unos años se hablaba de que los navegadores básicamente se estaban convirtiendo en el sistema operativo de muchos ordenadores personales. ¿Es esto un paso más en esta dirección?

Hsu: Creo que así es. Si se considera que la introducción de este producto es una cuestión estratégica, ¿cuánto avance supone? Tal vez se pueden ahorrar unos segundos. De hecho puedo ejecutar aplicaciones en cualquier navegador de los descritos por el profesor Werbach. Creo que, empezando casi desde cero, Google puede trabajar en su idea de cómo será la informática en el futuro.

Al final, va a ser realmente extraordinario que exista –si llega el caso-, un mercado de móviles que sea significativo; por ejemplo una integración de Google con Android para teléfonos móviles. Sinceramente, para hacer con una comparación con el iPhone y el navegador Safari, funciona bastante bien, pero a corto plazo no veo ninguna analogía con la convincente propuesta que Google va a introducir en el mercado del escritorio o en el mercado de móviles, que supone una enorme mejora sobre lo que tenemos ahora.

Tal vez en mi bola de cristal no haya mirado demasiado lejos; no sé hacia dónde nos dirigimos, pero tal y como yo lo veo –y esta misma mañana he estado navegando con Chrome-, efectivamente, existen mejoras en velocidad y se pueden tomar algunos atajos que van a ahorrarme unos cuantos segundos en comparación con otros navegadores. No obstante, desde mi punto de vista, esto sobre todo está reforzando posiciones. Google está diciendo: “No queremos arriesgarnos a perder control, incluso si nos asociamos con Firefox; y como tenemos mucho dinero en el banco debemos proteger nuestra fuente de ingresos: la publicidad”.

Aún no he visto esas características tan favorables para los consumidores; también está el tema de la protección. Google apuesta por el modelo de código abierto y Microsoft cree que el navegador es estupendo. O cualquier otra innovación procedente de Google o de Firefox. ¿Cómo van a conseguir protección? Microsoft tiene hasta el momento ocho versiones de su producto; Google está en la primera. ¿Qué le va a detener a la hora de apropiarse de todas esas innovaciones y crear la siguiente versión del navegador, incluso para el mercado de los móviles?

Knowledge@Wharton: Pero si Microsoft hace eso, hasta cierto punto sería bueno para Google porque supone un apoyo directo a las aplicaciones online que Google está intentando potenciar, ¿no?

Werbach: Sí. Creo que para Google esto es una apuesta de corto plazo y de largo plazo. La apuesta a corto plazo ya la he explicado con anterioridad. JavaScrit, que parece algo muy técnico, constituye una pieza muy importante que tal vez el mercado –incluso con un código abierto-, no habría ofrecido del modo que Google desea.

La verdadera apuesta es creer que en el futuro los sistemas operativos no tendrán tanta importancia. Sergey Brin, cofundador de Google, dijo algo similar hace unos días en una conferencia de prensa. Dijo que los sistemas operativos son un concepto anticuado. Creo que tiene sentido si adoptas una perspectiva de largo plazo. El profesor Hsu tiene razón cuando menciona el tema de los móviles.

Existen 3.500 millones de teléfonos móviles en el mundo, algo menos de 1.000 millones de ordenadores personales y cerca de 1.000 millones de televisores; es aquí donde se concentra el crecimiento, sobre todo en el mundo en desarrollo. Estas plataformas no necesitan un sistema operativo. Necesitan una especie de software que proporcione vínculos necesarios entre aplicaciones y contenidos y que conecte con la red. Y con el paso del tiempo los ordenadores personales van a ir hacia esa dirección también. Google no necesita luchar contra los ingresos de Microsoft ahora. Está luchando para conseguir una mayor cuota de un pastel mucho mayor dentro de unos 10, 15 o 20 años.

Creo que esta es una de las múltiples decisiones que está adoptando en dicha dirección. El hecho de que Microsoft también luche por su cuota en el mercado de los navegadores no provocará cambios significativos en la dinámica fundamental de Google.

Hsu: Este es el tipo de medidas que se están adoptando. Aunque Microsoft tiene el 70% del mercado de navegadores, no obstante la gente emplea Google o alguno de sus aliados para hacer una búsqueda. Tal y como yo lo veo, la estrategia general de Google es introducirse en muchos productos de software diferentes; pero este producto parece ser un proyecto muy importante desde el punto de vista estratégico. No puede verse atrapado en una relación entre iguales con una tercera empresa que no pueda controlar totalmente.

Si el mundo cambiase debido a otras innovaciones y el responsable fuese otra empresa que de algún modo interfiriese en su modelo de ingresos, Google debería ser capaz de reaccionar rápidamente. En mi opinión, una vez que está claro que la fortaleza de la empresa radica en el mercado de la publicidad online, creo que muchas de las iniciativas de Google permiten simultáneamente perseguir objetivos defensivos y ofensivos.

Werbach: Siempre estamos hablando de Microsoft. Existen otras empresas. Apple está convirtiendo a iTunes en una especia de navegador de entretenimiento. Apple quiere dominar el mercado tanto como Google o Microsoft. Si se examina la evolución de su capitalización del mercado seguro que los inversores también creen que se está dirigiendo hacia el mundo del entretenimiento. Las empresas telefónicas y por cable, como Comcast, Verizon y AT&T, también desean dominar este mercado.

Es mucho lo que está en juego y Google está dando una serie de pasos para intentar estructurar el mercado de un modo que favorezca precisamente sus fortalezas, que es un modelo informático basado en Internet.

Knowledge@Wharton: Será interesante observar qué ocurre en el futuro. Profesor Hsu, profesor Werbach, muchas gracias por su tiempo.

Hsu: Gracias a Ud.

Werbach: Un placer.

Anuncios

marzo 19, 2009 - Posted by | google chrome

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: